El Acta de Taxonomía Digital de 2019 que los legisladores norteamericanos introdujeron el 9 de abril, propone destinar 25 millones de dólares anualmente a la Comisión Federal de Negocios (FTC, por sus siglas en inglés) para la prevención de crímenes con criptomonedas.

El documento se llevó a la casa de representantes norteamericanos mediante el demócrata Darren Soto, un conocido entusiasta de las criptomonedas, y va dedicada al rol de la FTC en la prevención de las “prácticas injustas o engañosas en las transacciones relacionadas a tokens digitales”.

Además, la misma requiere un reporte al congreso sobre las acciones de la FTC relacionadas a dichos tokens digitales.

De acuerdo con el borrador actual del Acta de Taxonomía Digital, la FTC debería obtener 25 millones de dólares en financiamiento anualmente entre 2020 y 2024. La comisión utilizará dicho dinero para prevenir y combatir los crímenes relacionados con criptomonedas.

Asimismo, el documento ofrece definiciones breves de términos importantes como token, contabilidad distribuida (DLT) y unidad digital.

De ser adoptada esta ley, la FTC estará obligada a presentar un reporte anual referente a sus acciones regulatorias a las criptomonedas ante el Comité de Energía y Comercio de la Casa de Representantes y el Comité de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado.

Retraso de CFTC en aprobar los futuros de Bakkt se debe a preocupaciones de seguridad

Como reportamos previamente, otra ley, llamada Acta de Taxonomía de Tokens de 2019, volvió a introducirse a la Casa de Representantes también el 9 de abril.

El documento, inicialmente propuesto en diciembre por Soto y el republicano Warren Davidson, busca excluir a algunas divisas digitales de ser definidas como valores al enmendar el Acta de Valores de 1933 y el Acta de Valores de 1934.

Esta nueva versión ofrece más claridad en la jurisdicción de la FTC y la Comisión de Operaciones de Futuros de Productos Básicos (CFTC, por sus siglas en inglés).

La ley también hace un llamado a más claridad regulatoria para los negocios y reguladores en la industria blockchain norteamericana, buscando posicionar a los Estados Unidos como un territorio ideal para el desarrollo de este ecosistema.

Más en CoinCrispy