An editorial stock photo of a studio shot of a Bitcoin with an electronic/computer circuit board background.

Según un informe de la firma de ciberseguridad británica Darkstace, los ciberdelincuentes están prefiriendo realizar ataques con un enfoque lento y silencioso, como el criptojacking, sobre los ataques más rápidos como los ransomwares.

Los ransomwares ganaron notoriedad luego de causar estragos en el Reino Unido, Europa y EEUU, principalmente la versión WannaCry. Sin embargo, los malwares diseñados para minar Monero, aprovechándose de la electricidad y el ancho de banda de las víctimas, están resultando más lucrativos para los ciberdelincentes. Y es que, al parecer, muchas víctimas de ransomwares no pueden pagar un rescate en Bitcoin debido a la ineptitud técnica.

Así lo sugieres los datos publicados por Darktrace. Estos encontraron que los ataques de criptojacking aumentaron en un 78% en 2018 y la tendencia continuó en 2019. Al respecto, Max Heinemeyer, directos de caza de amenazas de la empresa británica, señaló que “el [criptojacking] es silencioso y lento y garantiza un beneficio“, mientras que el ransomware no lo hace. Además, Heinemeyer añadió que las barreras de entrada para crear malwares de criptojacking son bajas.

PwC encuentra conexión entre ransomware SamSam y el Exchange BTC-e

Asimismo, señalan que otros métodos, como el robo de credenciales de tarjetas de crédito, son engorrosos ya que los delincuentes necesitan establecer redes de lavado de dinero para evadir la ley. El artículo también sugiere que tales ataques minan la cadena de bloques Monero (XMR), ya que a diferencia de Bitcoin, es más adecuado para la minería en hardware no especializado.

Por último, destacan que, si bien el criptojacking no puede ser tan dañino para una víctima, son tan peligrosas como otros ataques porque una vez que una máquina se ve comprometida, se podrían establecer otras puertas traseras y, por ejemplo, convertirse en un troyano de tarjeta de crédito más adelante. “Así que todavía hay un gran riesgo además de la electricidad y la potencia de computación obvias que están siendo robadas“, dijo Heinemeyer.

Más en CoinCrispy