Sam Karagiozis, figura sumamente reconocida en la industria de las criptomonedas en Australia, fue arrestado la semana pasada bajo cargos de tráfico de drogas, según reportó la prensa local.

Karagiozis, que fundó AusCoin, construyó su imperio gracias a ser uno de los primeros en adoptar el Bitcoin (BTC), disfrutando la bonanza económica en 2017 y 2018.

La página web de Auscoin.io fue cerrada y un crítico del proyecto tomó posesión del dominio. En este sentido, la página muestra un mensaje relacionado con una investigación potencial a las actividades de su fundador:

“Esta página web pronto señalará las razones por las cuales los estafadores Sam Karagiozis, Michael Sloggett, Andrew De Angelis, Sean Harris, James Garner y otros involucrados en la estafa de AusCoin se encontrarán tras las rejas”.

AusCoin ya había sido expuesta por una investigación a principios de 2018 gracias a muchas señales que apuntaban a que se trataba de una estafa. El proyecto logró conducir un ICO y la criptomoneda incluso llegó a varias casas de cambio en septiembre de 2018, pero el trading de AUSC se suspendió el 12 de marzo cuando su precio llegó a los US$ 0,0008.

La criptomoneda era un ejemplo de estafa que había atraído a un número limitado de entusiastas. El proyecto había logrado instalar 30 cajeros automáticos en Australia, fallando en su promesa de 1,200 máquinas.

En los últimos meses, los más escépticos notaron que el proyecto había demorado mucho más de lo esperado en instalar los cajeros automáticos y que la única evidencia de los mismos eran fotos, y la compañía no contaba con el inventario para instalar los 13 cajeros automáticos semanales que prometió.

El arresto de Karagiozis sucede tan solo días después del arresto a otro líder de una estafa, OneCoin. El búlgaro Konstantin Ignatov fue arrestado en Los Ángeles en conjunto con el fundador de OneCoin Ruzha Ignatova bajo cargos de fraude y conspiración para cometer fraude.

Más en CoinCrispy