La firma de auditoría Ernst & Young (EY), miembro del selecto grupo de las Big Four, publicó su “Tercer informe del monitor” en el proceso de protección de los acreedores del Exchange de criptomonedas canadiense QuadrigaCX.

La firma encontró seis wallets utilizadas para el almacenamiento de Bitcoin, la criptomoneda más utilizada en la plataforma. Lo curioso es que, salvo una transacción involuntaria por un valor de casi $ 500,000 dólares, no se han realizado depósitos en las wallets desde abril del 2018.

 “Hasta la fecha, los Solicitantes no han podido identificar una razón por la cual Quadriga pudo haber dejado de usar las Carteras Frías Bitcoin Identificadas para depósitos en abril de 2018, sin embargo, el Monitor y la Administración continuarán revisando la base de datos de Quadriga para obtener más información” reza el documento de EY.

El informe también comenta que, en el curso de su investigación, EY descubrió 14 cuentas de usuario que “pueden haber sido creadas fuera del proceso normal por Quadriga“. Agregaron que:   “... las Cuentas identificadas se crearon internamente sin un cliente correspondiente y se utilizaron para operar en la plataforma Quadriga. Ernst & Young [EY] también fue informado de que los depósitos en algunas de las Cuentas identificadas pueden haber sido creados artificialmente y posteriormente utilizados para negociar en la plataforma Quadriga“.

Viuda del CEO de QuadrigaCX quiere delegar su cargo a un especialista en reestructuraciones

Por último, dejaron en claro que el monitor también ha estado tratando de conseguir los datos de saldo de cuenta y transacción de la plataforma, que está almacenada en la nube por los servicios web de Amazon, sin embargo: “Debido a que la cuenta es una cuenta personal a nombre del Sr. Cotten, AWS ha indicado que no puede proporcionar al Monitor acceso a la Cuenta de AWS para permitir que se proteja una copia de los datos que alberga”.

Recordemos que Quadriga no ha podido acceder a sus billeteras frías donde guardaba la mayoría de los activos, porque Cotten, que falleció repentinamente a principios de diciembre, fue aparentemente el único responsable de las billeteras y las llaves correspondientes.

Más en CoinCrispy