Una investigación llevada a cabo por la Europol, junto a las agencias policiales de Alemania y el Reino Unido, ha conducido al arresto de un hombre de 36 años de edad al que se le acusa de haber perpetrado varios robos en criptomonedas. Según un comunicado de prensa de la agencia policial de la Unión Europea (UE), sospecha que el individuo, de nacionalidad británica, robó cerca de 10 millones de euros (US$ 11.34 millones) en la criptomoneda IOTA.

Al parecer, el robo fue perpetrado en enero de 2018, cuando el hombre sustrajo las criptomonedas de las carteras de más de 85 usuarios en todo el mundo. Luego de las denuncias de las víctimas, las autoridades del Estado de Hesse, en Alemania, comenzaron las labores de investigación hasta que se logró rastrear al sospechoso y conocer su ubicación en el Reino Unido.

Posteriormente, fue desplegado un operativo coordinado por el grupo de trabajo de ciberdelincuencia del Centro Europeo del Cibercrimen de la Europol. Asimismo, la Unidad de Crimen Organizado Regional del Sureste del Reino Unido y la Agencia Nacional del Crimen participaron en el operativo.

IOTA encuentra los tokens del hackeo de US$ 11 milllones

La investigación reveló que los robos se produjeron luego de que el delincuente utilizara un sitio web ahora extinto para engañar a los usuarios y obtener sus carteras de IOTA. En este sentido, la Europol aseguró:

Varias víctimas crearon la semilla en este sitio web de buena fe, sin embargo, las semillas fueron almacenadas en el fondo por el proveedor del servicio. Más tarde, el criminal los usó para obtener acceso a las billeteras de las víctimas y transfirió su dinero a otras billeteras creadas con identificaciones falsas.

De esta manera, las autoridades arrestaron al sospechoso bajo cargos de robo, fraude y lavado de dinero bajo las leyes de la ciudad de Oxford. El arresto se produjo el día de ayer, y también se logró la confiscación de ordenadores y otros dispositivos electrónicos propiedad del delincuente.

Más en CoinCrispy