El 31 de diciembre el hashrate de la red de Bitcoin aumentó a 41,28 EH/s, lo cual derivó en un aumento en la dificultad de minería de un 10% en comparación al 18 de diciembre.

Recordemos que el hashrate, o hashpower, es la unidad de medida de la potencia de procesamiento de la red Bitcoin y este aumenta con el número de máquinas minando en la red. Por otro lado, la dificultad de la minería de Bitcoin es proporcional al hashpower de la red. Esto quiere decir que, si menos personas están extrayendo Bitcoin, entonces la dificultad de la minería de Bitcoin disminuye. Pero, cuando más gente lo mina y aumenta el hash de la red, la dificultad de la minería de Bitcoin también aumenta.

Así pues, este aumento refleja un aumento en la actividad de los mineros, a pesar de que la criptomoneda creada por Satoshi Nakamoto perdió un 70 por ciento de su valor este año. Los datos fueron brindados por la plataforma BitcoinWisdom, según los cuales Bitcoin registró en noviembre y diciembre una disminución de la dificultad de su minería del 20%, motivado por el retiro de máquinas de minería ante la caída de la rentabilidad de este negocio por baja de precios en el mercado. No obstante, en la actualidad este porcentaje podría estar empezándose a recuperar con la introducción nuevas máquinas de minería al negocio.

Medium elimina artículo de “Cómo utilizar Bitcoin de forma anónima”

Esto, para muchos, representa una señal de que el BTC sigue vigente, y que este 2019 pudiese ser un gran año para las criptomonedas en general. Por ejemplo, el entusiasta de las criptomonedas Alistair Milne, tuiteó sobre este aumento en la dificultad de minería es una prueba de que Bitcoin no se encuentra “en una espiral de muerte”. Sin embargo, hay que recordar que todo aumento en la dificultad de la minería, representa una caída en las ganancias de los mineros.

Más en CoinCrispy