El Union Bank nigeriano emitió una advertencia pública sobre las transacciones con activos digitales, de acuerdo con una carta enviada a todos sus clientes publicada el lunes por Nairaland, una comunidad online enfocada en el público nigeriano.

Nairaland, la comunidad online nigeriana más grande del mundo con más de 55 millones de usuarios activos, publicó una supuesta carta del Union Bank en el que citaban al Banco Central de Nigeria y “recordaban que las criptomonedas no son algo legal en Nigeria, por lo que se debe tener cautela a la hora de realizar transacciones con ellas”, además, la carta continúa:

“Para poder garantizarle seguridad a los fondos de nuestros clientes, el Union Bank monitorizará de cerca todas las cuentas utilizadas para transacciones con criptomonedas, y podría llegar a imponer restricciones incluyendo el cierre de dichas cuentas sin previo aviso”.

El Union Bank de Nigeria es uno de los bancos comerciales más grandes de la nación africana, manejando activos que ascienden a los 4.1 millardos de dólares para sus reportes de este año. Asimismo, al momento de esta nota, la entidad no ha respondido las solicitudes de ningún medio local o extranjero sobre la autenticidad de esta supuesta misiva enviada a su clientela.

OCDE considera que las ICO pueden funcionar para algunas empresas pero el entorno aún es inmaduro

Además, es importante recordar que en la primavera pasada, el Nigeria Deposit Insurance Corporation (NDIC), una agencia financiera del país africano, ya había advertido a sus ciudadanos sobre los riesgos inherentes a las criptomonedas, considerando que “varias agencias gubernamentales en el país habían advertido a sus ciudadanos sobre esta nueva forma de dinero”, incluyendo el CBN.

Por otra parte, la semana pasada, Atiku Abubakar, el candidato presidencial por el partido de oposición de Nigeria, el Peoples Democratic Party (PDP), prometió “acelerar la economía positivamente a través de las criptomonedas y la tecnología blockchain  para garantizar que la economía de Nigeria responda a los desafíos de la economía del conocimiento del siglo XXI al mantener el ritmo tecnológico increíblemente dinámico”.

Más en CoinCrispy