Joseph Kim es un ciudadano estadounidense de Phoenix, Arizona, que ha sido sentenciado a 15 meses de cárcel y a pagar una multa de US$ 1.1 millones por apropiarse de las criptomonedas Bitcoin (BTC) y Litecoin (LTC) de varias personas de manera indebida. Esto de acuerdo a un informe de la Comisión de Comercio de Futuros de Productos Básicos de Estados Unidos, (CFTC), el pasado viernes 9 de noviembre.

La CFTC descubrió que Kim había cometido fraude contra una empresa comercial ubicada en la ciudad de Chicago. Este consistió en transferir alrededor de US$ 601,000 de BTC y LTC a cuentas propias en el año 2017. Cuando la empresa quiso saber qué había pasado con las criptomonedas que faltaban en su registro, Kim alegó que los problemas de seguridad lo obligaron a transferir monedas digitales a diferentes cuentas. Sin embargo, poco tiempo después descubrieron la estafa y Kim fue despedido de su cargo.

Además de ello, el individuo admitió que también estafó a inversionistas privados con el fin de devolver los fondos expropiados a su empleador anterior. En este caso en particular, robó a cinco personas diferentes, criptomonedas valoradas en aproximadamente US$ 545,000; para ello, alegó que había dejado la empresa de manera voluntaria con el fin de iniciar una propia. Sin embargo, apostó el dinero y perdió todos los fondos que había obtenido por parte de los inversores.

Coincheck reanuda el intercambio de NEM 10 meses después del hackeo

La penalización emitida por el Fiscal Federal para el Distrito Norte de Illinois señaló a Joseph Kim culpable por estafar a su empleador y por malversar fondos de inversionistas privados, por lo cual fue sentenciado a 15 meses en prisión. La CFTC por su parte, ordenó al acusado pagar una multa de US$ 1.1 millones para restituir el monto total de lo robado a la compañía y los clientes. Y por último, se le impuso una prohibición permanente de comercio.

Te puede interesar

cargando...

Más en CoinCrispy