Las stablecoins han ganado popularidad en los últimos meses. Prueba de ello es el creciente número de proyectos que intentan seguir este modelo de criptomonedas. En este sentido, el Geneva Swiss Bank se ha sumado al proyecto de crear la primera stablecoin respaldada por el franco suizo.

Dicho criptoactivo lleva por nombre ROCKZ. Cada ROCKZ está respaldado 1: 1 por la cantidad equivalente en francos suizos, con hasta el 90% mantenido en billetes físicos y almacenada en búnkeres y bóvedas de alta seguridad. Otro punto a su favor es que el franco suizo es la moneda con menos inflación del mundo.

ROCKZ es la creación de un equipo compuesto por banqueros, expertos en ciberseguridad, inversores y comerciantes. Además, para garantizar servicios bancarios confiables, la compañía ha forjado una alianza con Geneva Swiss Bank.

Otro punto destacable es que el otro 10% se deposita en cuentas diferentes a las que la compañía operadora detrás de ROCKZ nunca puede acceder bajo una configuración fiduciaria regulada por Suiza. Esto asegura que aquellas personas que tengan de ROCKZ podrán reclamar sus francos suizos incluso si ROCKZ AG quiebra.

El ROCKZ tiene como objetivo abordar la volatilidad del mercado de la criptomoneda y permitir a los usuarios almacenar valor y realizar transacciones con activos digitales de manera estable y confiable.

La compañía detrás del RICKZ ha puesto gran empeño en generar confianza a los inversores. Otra de sus medidas es permitir que las reservas en francos suizos sean confirmadas mensualmente por un auditor independiente reconocido internacionalmente, y los tenedores de monedas de ROCKZ son notificados de los resultados de la auditoría inmediatamente.

Por último, para acceder a la plataforma ROCKZ y sus servicios, los usuarios necesitarán Alprockz (APZ), un token de utilidad diseñado para proporcionar a los titulares beneficios premium, como la conversión de ROCKZ en efectivo y la emisión de tarjetas bancarias.

Te puede interesar

cargando...

Más en CoinCrispy