Cuatro jóvenes piratas informáticos han sido arrestados bajo la acusación de cometer el delito de cryptohacking, convirtiendo el suceso en el “primer” caso conocido en Corea del Sur. La noticia fue emitida este jueves 8 de noviembre por el portal coreano de noticias, Aju Daily.

Se define como cryptohacking a aquella práctica en la que se aprovecha el poder cómputo de un ordenador para minar criptomonedas, pero sin el consentimiento del propietario del equipo. El caso en cuestión involucró más de 6.000 computadoras.

El periódico ha citado la declaración emitida por la oficina cibernética de la Agencia Nacional de Policía. La misma ha dejado claro que los acusados no han sido detenidos formalmente, pero que deberán presentarse ante un juicio por presuntamente haber infectado 6.038 computadores con malware malicioso para la extracción de criptomonedas.

De acuerdo a la información suministrada hasta el momento, el criptojacking habría comenzado en el mes de octubre de 2017, durando apenas dos meses, en los cuales la cantidad de criptomonedas extraídas se valoraban en alrededor de un millón e won, equivalentes a US$ 895. El malware malicioso habría sido escondido en documentos de solicitud de empleo que habían sido enviados a través del correo electrónico.

Otro diario local que también abordó el suceso, Hankyoreh, menciona que el cripto extraído correspondía a la altcoin Monero (XMR), que por su arraigado carácter de anonimato ha sido objeto de cryptojacking en varias ocasiones, en las que han empleado el código “Coinhive”; este es un programa diseñado para extraer XMR utilizando un navegador web. De hecho, un estudio reciente ha relevado que casi el 5 por ciento de las unidades XMR en circulación han sido extraídas de manera oculta a través del criptojacking, aunque la cifra sigue considerándose baja.

El mismo medio ha señalado que el caso ha llamado la atención de las autoridades policiales por ser el primero en el país. A propósito de ello, un oficial de policía acotó que:

“Las empresas de seguridad respondieron rápidamente a la propagación de malware, y los ingresos [de los piratas informáticos] no fueron muy altos. La mayoría de los casos fueron detectados por el software antivirus en 3 a 7 días. Cuando se detectaron, los piratas informáticos enviaron más malware, pero de nuevo fue detectado pronto”.

Hankyoreh señala que muchos de los correos con el malware parecían muy reales, lo que ocasionó que ingresaran en computadores de personal de Recursos Humanos. El caso ha sido controversial, por ser uno de los mayores de su tipo, superado únicamente por los 20 sospechosos arrestados en China por un caso que afectó a más de un millón de computadoras.

Te puede interesar

cargando...

Más en CoinCrispy