Una mujer de 23 años ha sido arrestada en Sydney por el presunto robo de 100 mil Ripples a un hombre de 56 años el pasado enero. Las autoridades aún se encuentran investigando el papel de la mujer en lo que se considera hasta ahora el primer y mayor robo de criptomonedas que se ha producido hasta ahora en Australia.

Según las investigaciones realizadas por el Escuadrón de Cibercrimen del Comando Estatal de Crimen, el robo se efectúo en enero de 2018 al hackear la cuenta de email de la víctima, cambiar su contraseña, establecer un doble factor de autenticación utilizando el teléfono celular del perpetrador para obtener acceso al monedero virtual de la víctima desde la que transfirió los 100 mil Ripples a una casa de cambio en China para convertirlos en Bitcoins.

El hombre de 56 de años –cuyo nombre permanece anónimo– expresó sus sospechas a la policía de que su cuenta de correo electrónico había sido hackeada en diciembre de 2017. Explicó a las autoridades que, luego de poder acceder nuevamente a su cuenta, había observado una actividad inusual relacionada con su cuenta de criptomonedas, y fue entonces cuando, después de revisar sus activos, notó que faltaba casi todo el dinero.

Comunidad de Ripple alerta sobre posible estafa con la moneda XRP Classic (XRPC)

La mujer fue arrestada en la mañana de este jueves en la capital australiana con una orden de rastreo, luego fue trasladada a una estación policial donde la interrogaron para liberarla horas después bajo libertad provisional. Las autoridades piensan que el crimen se cometió con la ayuda de otros implicados.

Es necesario aumentar los procesos de seguridad

Arthur Katsogiannis, Superintendente del Escuadrón de Cibercrimen, recomendó a los ciudadanos implementar un factor de autenticación múltiple para evitar este tipo de robos. En un comunicado expresó:

“La información personal es un producto extremadamente valioso para los criminales y necesita tratarse y asegurarse como lo haríamos con el dinero”.

Agregó que la información que guardamos en nuestros correos es perseguida por criminales, dado su enlace con cuentas financieras y otros tipos de información personal, debemos estar muy pendientes de lo que dejamos en nuestros correos a merced de los ladrones.

La investigación aún está en proceso y la mujer deberá comparecer ante la corte el próximo 19 de noviembre.  La cantidad de Ripples robados equivalían a 320 mil dólares aproximadamente al momento del crimen.

Más en CoinCrispy