El ser humano es naturalmente social. A lo largo de los años de su existencia, ha evolucionado no solo físicamente, sino también la forma en que se comunica. De igual forma, sus capacidades intelectuales le han permitido idear y construir herramientas que faciliten la comunicación con sus semejantes, logrando incluso derribar las barreras del idioma y geográficas.

Los avances tecnológicos han dado origen a una gran variedad de medios de comunicación, desde la radio y la televisión hasta los teléfonos inteligentes y las redes sociales. Estas últimas son de especial mención a raíz de la gran aceptación que han recibido durante ya más de 10 años, y siguen causando furor por su influencia en la vida diaria de quienes acostumbran usarlas.

Y es que su utilidad trasciende el simple hecho de compartir fotos de viajes con nuestros amigos y familiares. En vista de la gran presencia de usuarios en las redes, las grandes empresas han empezado a trasladar sus estrategias de marketing a plataformas acaudaladas como Facebook e Instagram, con el fin de presentar promociones e información sobre sus productos y servicios.

Sin embargo, las redes sociales han dado pie también a formas alternativas para ganar dinero, que van más allá de vender productos. La creación de contenido y la valoración del mismo dentro de una comunidad ha permitido a muchos internautas obtener ingresos por redacción, gestión de redes sociales, publicidad y demás.

En este punto conviene preguntarnos primero para qué usamos las redes sociales. Por lo general, compartimos estados, fotografías, notas extensas y videos de manera completamente gratuita. De hecho, ponemos en práctica un alto nivel de altruismo con ello, sin saberlo, pues aunque pocos lo sepan, las enormes cantidades de contenido que se publica y comparte cada segundo en estas plataformas genera ganancias a los dueños de las mismas. Entendamos por qué.

Toda la información que suministramos al registrarnos y usar nuestras ya indispensables redes sociales es utilizada por sus desarrolladores con el fin de conocer a fondo sus usuarios. Con ello, podrán presentarles, de manera muy estratégica, los anuncios publicitarios más adaptados a sus gustos e intereses, lo cual genera ingresos importantes de los que la mayoría de los usuarios no tienen ni idea.

Ahora bien, en este momento quizás nuestros lectores hayan comenzado a preguntarse la razón por la que hablamos de redes sociales en nuestro blog de criptomonedas. Pues bien, el intelecto humano ha logrado mezclar los beneficios de estos sitios web y el criptomundo en una nueva red social conocida como Steemit. A continuación, presentamos todos los detalles.

¿Qué es Steemit?

Para poder explicar qué es Steemit, conviene regresar unos 10 años atrás, al nacimiento del Bitcoin. A finales del año 2009, Satoshi Nakamoto publicó un artículo explicando un nuevo protocolo P2P que describía el funcionamiento de una moneda digital basada en la tecnología blockchain. Desde entonces, esta ha sido considerada muy útil en el campo de la economía, como una alternativa eficiente, un libro contable en el cual registrar todas las transacciones en determinada red. Sin embargo, con el pasar de los años se ha demostrado que su utilidad trasciende estos límites, teniendo diferentes aplicaciones en muchos otros ámbitos.

Steemit fue creada por Ned Scott y Dan Larimer, el creador del reconocido exchange Bitshares. Es una red social construida en el tope de la cadena de bloques de la criptomoneda Steem, que busca recompensar a sus usuarios como bloggers y críticos, manteniendo el principio básico de la descentralización, de manera justa y, por supuesto, auto-sostenible.

Dicho esto, tenemos que Steemit se diferencia de otras redes sociales similares en la forma en que se almacena la información generada dentro de ella. Por lo general, estas plataformas resguardan todo el contenido en sus propios servidores, mientras que Steemit lo graba en su propia cadena de bloques de Steem de manera permanente. He aquí su importante relación con el criptomundo.

¿Cómo funciona Steemit?

Steemit funciona como una red social, dentro de la cual, los usuarios registrados podrás cargar y compartir contenido visible para los demás integrantes de la red, quienes podrán votar, bien o mal por dicha publicación. De igual forma, hacer comentarios y recibir recompensas a partir de ellos por el voto de sus homólogos dentro de la plataforma.

Cuando un usuario de Steemit publica determinado contenido y recibe un voto, este adquiere un valor que se reparte de manera equitativa entre lo tokens de la red. 50% corresponde a dinero consumible, que es representado por Steem Dollar, mientras que el otro 50% corresponde a poder de voto en Steem Power, que podrá usarse para valorar otras publicaciones.  Con ello, los desarrolladores intentan promover la participación de sus usuarios en la creación de contenido y, de esta forma, mantener a la comunidad activa.

Como ya dijimos, Steemit almacena toda la información generada dentro de su plataforma en su cadena de bloques, con la ligera excepción de que tienen un servidor aparte para las imágenes que acompañen a su contenido.

Ahora bien, dentro del funcionamiento también cabe mencionar la forma en que los usuarios de Steemit pueden interactuar con las publicaciones para cumplir los fines antes descritos.

  • Upvote, el cual es muy similar al famoso “Like” de Facebook. Con el Upvote, los usuarios expresan su agrado por el contenido publicado y, de esta forma, este adquiere valor.

  • Flag. En contraparte con la función anterior, es equivalente a “Dislike” o “No me gusta”. Como es de esperar, es una opción con la que se evita que cierto contenido adquiera valor y se limita su visibilidad para otros usuarios. Por lo general, el Flag es utilizado para calificar contenido Spam, el cual puede incluir plagio, lenguaje ofensivo, incitación a la violencia, entre otros. Dada su influencia en caso de ser aplicado, es necesario que los usuarios de Steemit hagan un uso adecuado de la misma, pues de lo contrario, podrían perder reputación.
  • Reply. Con esta opción, los usuarios registrados pueden hacer comentarios en las publicaciones y, de igual forma, responder a otros en el proceso.
  • Resteem. Nuevamente, otra similitud con otra red social, como Twitter. Con Resteem se puede compartir el contenido que consideremos de mejor calidad o de nuestro particular agrado.

Steem controla el contenido publicado no en base a reglas premeditadas por los desarrolladores, sino a lo que en este medio se conoce como “moderación comunitaria”. Esto quiere decir que, aunque no existan lineamientos que indiquen cuál post es adecuado o no, el proceso de votación que llevan a cabo los mismos integrantes de la comunidad han servido como filtro y referencia para estipularlos implícitamente.

A propósito de ello, en este punto conviene mencionar a los “curadores”. Con este nombre, se conocen a los usuarios de Steemit que tienen la labor de verificar la información de determinada publicación. Revisan las fuentes para evitar calificar artículos plagiados, y evalúan el contenido de los mismos en cuanto a calidad y relevancia, para posteriormente dar su voto, dejando de lado el criterio personal.

¿Cómo registrarse en Steemit?

Registrarse en Steemit es sumamente sencillo, y para ello bastará con seguir los pasos típicos de ingreso en la plataforma de una red social. Deberemos especificar un correo electrónico y, por supuesto, un nombre de usuario con el cual podamos identificarnos dentro de la red. Además de ello, existe verificación de dos pasos, pues es necesario que agregues un número de teléfono.

Una vez proveída esta información, Steemit procederá a evaluar el ingreso del nuevo usuario a su plataforma. Luego, enviarán un correo electrónico a la dirección especificado, y aquí entra uno de los puntos más peculiares y resaltantes de este asunto. Steemit asignará la contraseña al usuario y la enviará en el mensaje en cuestión, sin posibilidad de personalizarla o cambiarla nunca.

 

Una vez finalizado el proceso, podremos ingresar a la red con nuestro nombre de usuario y contraseña, y empezar a compartir y comentar contenido a cambio de Steems.

Nunca olvides tu contraseña

La regla de oro a la hora de registrarse y empezar a usar Steemit es: No pierdas tu contraseña. Esta plataforma, a diferencia de sus homólogas, no cuenta con las opciones de Recuperar contraseña, lo que quiere decir que, en caso de perderla, no habrá posibilidad de cambiarla o recuperarla.

Congreso de EEUU plantaa 3 proyectos innovadores para apoyar la tecnología blockchain y criptomonedas

Recordemos que esta red genera la contraseña de cada usuario, de manera aleatoria, lo cual implica que probablemente sea muy difícil de recordar mentalmente. Para evitar malos ratos por la pérdida de nuestros activos y reputación dentro de Steemit, recomendamos copiar la contraseña en un lugar seguro al cual podamos consultar en caso de haberla olvidado.

¿Cómo está conformado Steemit?

Una vez descrito a detalle el funcionamiento de Steemit, llegó la hora de explicar sus tres componentes principales. Estos están representados por los Steem, Steem Dollar y Steem Power, de los cuales hablaremos a continuación.

Steem

Steem es la criptomoneda oficial sobre la que está basada la comunidad de Steemit. Esta puede obtener bien a través de la compra a un Exchange, o bien a partir del desempeño y trabajo que dedique a Steemit, y para esto último es necesario el Steem Power. El Steem puede ser cambiado por otras monedas digitales por Bitcoin y otras.

Es importante resaltar que, a diferencia de otras criptomonedas, el Steem no posee un control de limitación en cuanto a generación de unidades se refiere. La cantidad de Steems se incrementa en un 100 % anualmente, por lo que no hay una cantidad fija, sino que aumenta cada año.

Steem Dollar

El Steem Dollar se presenta como un activo que debe tener más o menos el mismo valor que el dólar americano, tal como lo hacen las stablecoins. Comprenden una forma de ganancia por la interacción con el contenido de Steemit. Una vez obtenidos, los usuarios podrán hacer uso de ellos tal y como lo hacen como con una criptomoneda, o convertirlo en Steem Power.

Como hemos dicho, los Steem Dollars mantienen una relación de 1:1 con el dólar americano. Generan un 10% de interés anual siempre que se mantengan dentro de la plataforma y su valor no exceda demasiado el de 1 USD; de ser así, la generación de interés se detiene. Por otro lado, en caso de que el valor de los Steem Dollars se ubique debajo de 1 USD, y si la cantidad de los mismos es pequeña también, entonces la generación de interés de se incrementa.

Steem Power

Steem Power es la forma en que la plataforma de Steemit brinda a sus usuarios la posibilidad de votar y comentar las publicaciones existentes y, en este proceso, logran mejorar su “reputación” o influencia dentro de la misma.

Cuando un usuario se registra en la comunidad de Steemit, esta le provee una cantidad de Steem Power para que pueda empezar a interactuar con el contenido. Este se va gastando a medida que se hagan comentarios y se vote, pero como dijimos anteriormente, es posible obtener cambiando Steem a Steem Power. El proceso se llama Powering Up.

Dicho esto, conviene mencionar que a medida que un usuario posea mayor Steem Power, mayor influencia tendrá en las publicaciones que vote. De hecho, si un contenido es bien votado por alguien con un alto Steem Power, será recompensado con criptomonedas Steem, Steem Dollar o Steem Power.

Con ello, tenemos que Steemit es una plataforma meramente meritocrática, pues el voto de mayor influencia es dado por aquellos usuarios que posean mayor cantidad de dinero. El pago por la creación de contenido queda a juicio del dueño del mismo. Este puede recibir el 50% en tokens de Steem y el 50% en Steem dollars, o si lo desea, obtener el pago completo en Steem Power.

¿Cuánto se puede ganar en Steemit?

A pesar de que un usuario muy reconocido en Steemit logró hacer una cantidad de $ 100,000 en apenas una semana, esto es más bien un caso particular. La expectativa de un nuevo usuario es de muy pocos dólares, y estos se vuelven constantes, debería rondar los $ 500 al mes, obteniendo seguidores.

Aquí conviene aclarar que a pesar de parecer tan práctica, Steemit no entra entre los sitios webs más recomendamos para hacer mucho dinero en poco tiempo. De hecho, recordemos que para publicar el contenido, este debe ser original y cumplir con ciertos criterios intrínsecos de los curadores y, si quienes votan por este poseen un alto Steem Power, entonces las ganancias para el creador serán mejores. Sin embargo, debemos tener presente que esta no es una constante.

¿Tiene Steemit alguna desventaja?

Hasta el momento, Steemit parece el lugar ideal para sacar provecho a nuestra afición a las redes sociales, sin embargo, no todo es color de rosa. Existen algunos puntos no tan favorables que conviene mencionar, y a continuación los explicamos.

Desequilibrio en el poder de voto

Ya explicamos que el Steem se puede cambiar por dinero o por poder de voto, pero este último puede aplicar como una desventaja enmascarada. Y es que el hecho de que a medida que una persona acumule mayor Steem Power, sus votos y comentarios tendrán mucho valor dentro de la plataforma en comparación con otros usuarios.

Esta situación, a pesar de ser muy provechosa desde cierto punto, ha logrado generar acoso por voto. Además, no descartemos la posibilidad de que determinados usuarios con un alto poder voto puedan perjudicar las publicaciones de otros y evitar su ascenso en la red, aun cuando estas cumplan con los requerimientos de calidad.

Alto riesgo de hackeo

Aunque prácticamente todo lo expuesto hasta el momento parece ir a favor de esta red social, existe una realidad innegable que es el alto riesgo de hackeo. Este representa uno de los mayores miedos para aquellos que se sienten interesados en integrarse a la comunidad, pues ya se han suscitado en varias ocasiones ataques cibernéticos que han costado millones de dólares a los usuarios.

De hecho, en el año 2016, Steemit precisamente sufrió un hackeo en el cual se vieron afectadas 260 cuentas y fueron robados alrededor de $ 80,000. Y aunque la red cerró momentáneamente y se responsabilizó por el daño, reembolsando el dinero a cada uno de sus usuarios afectados, este riesgo sigue como una preocupación latente.

Alto riesgo de pérdida de la cuenta al perder la contraseña

Otra desventaja que podemos mencionar está relacionada precisamente a una medida de seguridad intrínseca de la plataforma. Y es que Steemit no posee la opción de recuperar contraseña en caso de olvidarla o perderla. De modo que, si no hemos cumplido con la importante previsión de anotarla o guardarla en un lugar seguro, podremos dar por perdido todo nuestro dinero e influencia en la red.

Inflación

Un punto muy importante que no debemos pasar por alto es el hecho de la inflación. A diferencia de otras criptomonedas, Steem no cuenta con una cantidad finita de unidades, sino que continuamente se siguen generando más de ellas, que se reparten entre los integrantes de la red.

Con ello, sabemos que podría haber para todos, sin embargo, tenemos un riesgo inminente de inflación, que podría conferir un absurdo para expertos en el tema. Por esta razón, muchos recomiendan cambiar Steem a Steem Dollar que, como ya dijimos, genera un porcentaje de interés anual que puede ser de provecho.

Tenemos entonces que Steemit es una red social innovadora que busca aprovechar las bondades de la tecnología Blockchain para recompensar a sus usuarios por aportes de contenido de calidad. De esta forma, se garantiza la continuidad de sus integrantes y la actualización frecuente de la cadena de bloques.

Para aquellos a los que les guste lo nuevo, que estén agotados de la rutina de Twitter, Instagram o Facebook, Steemit es una alternativa excelente para la obtención de escritos y demás contenido de calidad garantizada. Con ello logran no solo aclarar dudas o satisfacer su ocio, sino también obtener ganancias y aprender sobre el interesante mundo de las criptomonedas.

Te puede interesar

cargando...

Más en CoinCrispy