ICO es un término que apareció gracias al auge de las criptomonedas durante los últimos años, que ha dado lugar al desarrollo de otras tecnologías y estrategias para ganar dinero que han logrado despertar el interés de las personas.

Para poder hablar de los mitos relacionados con las ICOs, conviene repasar algunos aspectos teóricos sobre las mismas. En primer lugar, ICO es un acrónimo alusivo a las iniciales de la frase Initial Coin Offert, que traducido al español significa “Oferta inicial de monedas”. En ellas se vende un valor a través de un token, que hace el papel de ficha, y que permite negociar gran variedad de bienes.

Sabemos que, a diferencia de los métodos tradicionales de recaudación de fondos, las ICO’s representan una alternativa sencilla e inmediata para ganar dinero. Sin embargo, existe una variedad de mitos en torno a sus componentes (tokens, equipo desarrollador), funcionamiento y bases legales dignos de ser aclarados a aquellos aún principiantes en el tema. El siguiente artículo lo dedicamos a explicar 7 mitos sobre inversiones en ICOs que debes dejar de creer.

1. El éxito de las ICO es inminente

A principios del año 2018, Tokendata, un portal dedicado a enlistar y proveer toda la información referente a las ICOS y tokens en existencia, publicó un reporte con los datos de las ICOS desarrolladas durante el 2017. El resultado fue que alrededor del 46% de estas fracasó.

Con ello, podemos decir que existe una posibilidad bastante alta de que la búsqueda de financiamiento para determinado proyecto fracase. Sin embargo, esto no quiere que decir que este sea el destino de todas las ICOS. Por tratarse de una forma de recaudación de fondos de cierta forma innovadora, existen gran cantidad de empresarios interesados en ellas. Pero por supuesto, con tanta variedad, estos se enfocarán en aquellas más prometedoras y sólidas.

En nuestro portal, hemos dedicado varias entradas a explicar qué son las ICOs y noticias relativas a las mismas. Para dar mayor fe a nuestros lectores sobre tales aseveraciones, recomendamos entrar al siguiente enlace y conocer el estatus en que se encuentran varias de estas ofertas respaldadas y promovidas por celebridades muy reconocidas. Notarán que la mayoría tuvo implicaciones legales, o resultó en fracaso a pesar de haber contado con mucha publicidad.

2. Los tokens son iguales a las criptomonedas

En este punto, es necesario que recordemos qué es un token. Dicho de una manera sencilla, se trata de una unidad que una organización o empresa crear para dar más poder a sus inversores. Tal como el oro sirvió de respaldo para el dinero fiduciario en el pasado, los tokens sirven como una promesa o contrato por un determinado bien. ¿Cuál? Esto dependerá meramente del desarrollador, del proyecto en el que sea lanzado. Tenemos entonces que los tokens son el componente impulsor de las ofertas iniciales de monedas.

Aunque ambos términos son utilizados como sinónimos con mucha frecuencia, es necesario que tengamos claro que no son lo mismo. Las monedas poseen un solo nivel de valor y son utilizadas para fines particulares, mientras que los tokens pueden tener más de un fin, y diversos niveles de valorización; he allí su principal diferencia.

3. Todas las ICOs son rápidas

Como hemos dicho, a pesar de ser cierto el hecho de que las ICOs representan alternativas para conseguir dinero de manera rápida y sencilla, ello no implica que preparar el proyecto en cuestión lo sea. Y para explicarlo tomaremos como ejemplo los libros blancos.

Los white papers o libros blancos son documentos técnicos en los que los desarrolladores de una ICO describen todo lo referente al proyecto. Aquí se incluyen sus principales características, objetivos, e incluso aquellos detalles tecnológicos, comerciales y financieros, de manera concreta, que dan por hecho el conocimiento del mercado al cual están dirigidos.

Redactar el contenido de un whitepaper requiere un tiempo considerable, no solo por corrección de aspectos gramaticales, sino principalmente porque quien lo haga debe tener una visión clara y completa del proyecto en cuestión. El fin de ello es que los posibles inversores puedan conocer a fondo la finalidad de la ICO y decidir de manera inteligente si se adapta a lo que buscan, si vale la pena tomar el riesgo comprando sus tokens o no.

Por si esto fuera poco, una vez publicada toda la información, también tomará algún tiempo llamar la atención del público a través de un sitio web bien elaborado. De hecho, portales como Cointelegraph han mencionado que el tiempo promedio para ello puede comprender entre seis meses y un año.

4. Todos los white papers son auténticos

Este punto va de la mano con el ya expuesto, y radica nuevamente en la importancia de los whitepapers para las ICO’s. Puede que algunos proyectos presenten una documentación bastante técnica y convincente, pero quizás no refleje de manera auténtica los intereses que persigue en realidad. Es aquí cuando los inexpertos en el área podrían caer fácilmente en inversiones poco prometedoras y con alto riesgo de fracaso.

De modo que la conclusión aquí, una vez más, es que antes de asumir el reto de invertir en una ICO, debemos entender profundamente la razón y objetivo de la misma.

5. La SEC no vigila las ICOs

Bien sabemos que la base de las criptomonedas es la descentralización, de modo que no existen ningún gobierno o banco que posea la responsabilidad de emitirlas o administrarlas. Hasta ahora, la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (Securities and Exchange Comissions, SEC) ha logrado intervenir en la actividad de muchas casas de cambios de criptomonedas, a raíz de los graves robos de las que estas han sido objeto. Sin embargo, no tienen ningún tipo de poder sobre las comunidades de Bitcoin, Ethereum o similares.

Esto pudiera hacer pensar que la SEC no presta atención a las ICO’s, pero recientemente se ha dado a conocer que no es así. La conocida empresa Munchee lanzó una ICO, a la que la Comisión envió una orden de cese y desistimiento a raíz de descubrirse que habían presentado su proyecto como un token, cuando en realidad era un utility token.

De hecho, la SEC ha manifestado que la oferta y venta de tokens podrían estar sujetas a la regulación federales de valores, siendo necesario el análisis particular de cada proyecto. Ya en varias ocasiones se han presentado cargos contra ICO’s supuestamente fraudulentas, como ReCoin Group Foundation y DRC World. Los desarrolladores aseguraban que sus tokens estaban respaldados en bienes raíces y que contaban con un equipo de abogados y expertos en el área, pero nada de ello pudo comprobarse en aquel momento.

6. Todos los sitios para anunciar son iguales

Con el auge de las criptomonedas y las Ofertas Iniciales de Compra, no es de extrañar que actualmente existan una gran variedad de portales para anunciar estos proyectos, aunque no todos ofrezcan lo mismo.

Los requisitos básicos a la hora de escoger una plataforma para anunciar una ICO es que permita mostrar la información clave de la misma, y una sección con fechas importantes sobre los eventos relacionados. Pero podemos ir más allá de esto. Cuando se ingrese a un sitio que anuncie ICO’s, sería conveniente chequear las revisiones de la misma dentro de la página, para conocer y analizar la forma en que este sitio pondera sus datos.

7. Todos los asesores de ICO’s son expertos

En lo que a marketing se refiere, calidad es mejor que cantidad. Esto quiere decir que aunque la campaña publicitaria de la ICO sea respaldada por grandes cantidades de personalidades famosas, no se garantiza su éxito. Recordemos la importancia de un buen equipo, un buen whitepaper y divulgación basada en el estudio del mercado.

Aquí entran en juego los asesores, que no por el hecho de ser asesores son expertos en el área. Y es que en este medio pueden intervenir muchas áreas del saber, y la intervención que determinado profesional tenga en un proyecto dependerá de su interés y de cuánto se le permita.

Con ello tenemos que, en caso de querer lanzar una ICO, lo más recomendable es escoger como asesor alguien que tenga experiencia en este campo y, sobre todo, como líder en el desarrollo integral de organizaciones. Recordemos que se trata de un proyecto, que requiere definirse de manera clara para poder plasmar sus objetivos en la documentación técnica, estipular un plan de trabajo y estrategias de implementación. Aunque consigamos muchos perfiles interesantes, no todos presentarán destreza en estas áreas fundamentales.

Como hemos visto, es mucho lo que se dice sobre las ICO, pero no siempre ello implica información veraz. Tenemos entonces que a pesar de ser, sin lugar a duda, una forma rápida y sencilla de conseguir dinero, resulta completamente necesario comprender a fondo su funcionamiento en general, y por supuesto, los intereses que persigue cada proyecto en particular. De esta forma, podremos tomar decisiones inteligentes y prudentes a la hora de invertir en nuestro dinero.

Te puede interesar

cargando...

Más en CoinCrispy