El mercado de criptomonedas ha evolucionado considerablemente desde la aparición de Bitcoin en el año 2009. Con el transcurso del tiempo, se han incorporado nuevos proyectos al ecosistema ampliando la variedad en las características de cada activo, y los tipos de protocolos y tecnologías utilizados en su funcionamiento.

Asimismo, luego del notable impulso que tomaron sus precios a finales del 2017, se pudo evidenciar un incremento en el interés de los inversionistas para involucrarse en el mercado de estos nuevos activos digitales, ocasionando un mayor volumen en las transacciones comerciales y abriendo las puertas a nuevas formas de generar extraordinarios ingresos.

Por otra parte, no solo los grandes inversionistas se han visto atraídos por las criptomonedas. Cada día, personas comunes en diferentes partes del mundo, adoptan las criptomonedas como método de pago o una forma de resguardar valor. De manera que el comercio también se ha visto beneficiado con la llegada de estos criptoactivos.

Actualmente en el mercado de criptomonedas existen una gran variedad de exchanges en los cuales se puede llevar a cabo su comercio. Desde los descentralizados, hasta aquellos centralizados con más popularidad. Algunos de ellos con grandes cantidades de operaciones y otros un poco más modestos. Sin embargo, de lo que no hay duda es del crecimiento en las transacciones.

Como consecuencia de lo anterior, los gobiernos, los organismos reguladores y el resto de las instituciones tradicionales del sector financiero en cada pais, han impulsado campañas para intervenir en el mercado, a fin de evitar delitos que puedan verse ligados a las malas prácticas dentro del comercio de criptomonedas y que sean capaces de ocasionar perjuicios de cualquier forma.

¿Qué es la política ”conozca a su cliente” o KYC?

La política de “conozca a su cliente” o KYC por sus siglas en inglés, es uno de los modos de intervención que han encontrado los gobiernos y entes reguladores financieros para tener más control sobre las operaciones en criptomonedas. La misma, se refiere a un conjunto de procesos en los cuales las instituciones en general que proveen servicios, solicitan al usuario una serie de documentaciones oficiales buscando confirmar una variedad de datos personales.

Entre los documentos solicitados por las empresas, se encuentran principalmente el de identificación, como el pasaporte o la licencia de conducir; el de domicilio, normalmente señalado en algún recibo de servicio público que indique la dirección de la persona y por último, la documentación relacionada a los datos fiscales del usuario. En general, suele incrementarse el tipo de verificaciones exigidas según el servicio al cual se esté aplicando.

Comúnmente, este tipo de políticas son empleadas por compañías de servicios financieros, aunque de igual manera se utilizan en otras empresas que mantienen relación directa con entidades del sector. Cada objetivo propuesto por la política KYC independientemente de la industria en la que se utilice, busca conocer, monitorear y prestar seguridad al usuario con respecto a su actividad.

¿Por qué las aplican los exchanges de criptomonedas?

La aplicación de KYC puede estar reflejada en varios intereses o factores según el punto de vista de cada usuario en la comunidad. Como se mencionó anteriormente, al incrementar el número de personas involucradas en este mercado y la cantidad de operaciones realizadas, los gobiernos y entidades reguladoras enfocaron su atención en qué tipo de actividades pudieran estarse llevando a cabo.

Es así como mediante nuevas normativas emanadas trasladan el KYC de los tradicionales bancos, operadores en la bolsa de valores e incluso sitios de apuestas en línea, a los nuevos negocios de exchanges de criptomonedas. En consecuencia, todas les sedes de las empresas que se ubiquen en países donde por ley se requiera la aplicación de este tipo de políticas deberán emplearla en todos sus usuarios.

En otra perspectiva, las características fundamentales de las criptomonedas, así como han creado oportunidades, también han desplegado una serie de opciones que permiten ignorar la ley por completo y cometer diversos delitos. De tal modo que ante cualquier irregularidad cometida por una persona y que sea posible a través de un exchange, el mismo se verá responsable igualmente como partícipe.

Estas situaciones han llevado a la industria a dos opciones, algunos exchanges han trasladado su sede principal a países más neutrales en lo que se refiere a la normativa y permisos de operatividad, o han optado de lleno por darle cumplimiento a las exigencias de los entes reguladores y mantenerse bajo una funcionalidad más tradicional, semejante a otras compañías de servicios financieros.

¿Son realmente necesarias?, ¿por qué?

Las políticas de “conozca a su cliente” permiten a las empresas estar al tanto de una variedad de información con respecto a sus usuarios. Principalmente todos los datos exigidos y verificados corresponden a la identidad de los mismos. Sin embargo, también se busca como su nombre lo indica “conocer” al cliente y evaluar el tipo de transacciones que pueden ejecutar, los fines, y la procedencia y el destino que mantienen todos los fondos.

Lo anterior, permite prevenir algunas irregularidades, evaluar riesgos y facilitar a los clientes la protección de sus datos y la seguridad en cuanto a sus operaciones. Además, algunos exchanges han usado la aplicación de KYC como barrera para realizar cierto tipo de comercio, sobre todo aquellos que estén ligados a montos elevados y con criptomonedas enfocadas en el anonimato, tales como Monero (XMR), Dash (DASH), Zcash (ZEC) y otras con iguales características.

En el apartado de prevención, los exchanges buscan a través del monitoreo de actividad, detectar indicios que indiquen la posible comisión de un delito como el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo, que actualmente se presentan como los más comunes, y que además, también cuentan con políticas rigurosas (AML) para su detección.

No obstante, no son los únicos que tienen lugar en estas plataformas. También pueden presentarse al mismo tiempo, estafas entre los usuarios y otras acciones ilícitas que serían captadas fácilmente con el uso de los procesos KYC. Estas circunstancias, ayudarían a acelerar los procedimientos para dar con los responsables y minimizar los gastos que generalmente conllevan todas las averiguaciones.

Dilema entre KYC y la filosofía de las criptomonedas

Desde su origen, las criptomonedas fueron creadas bajo un concepto de libertad financiera, lo que incluye entre sus premisas la seguridad, la transparencia, el anonimato, la descentralización y la evidente exclusión de cualquier tercero que pudiera entorpecer las actividades de las personas en su uso. Esto implica mayores motivos para no apegarse a los procesos que pudieran manejar ciertas instituciones tradicionales como la ya mencionada política KYC.

Siendo así, y al aplicarse este tipo de medidas en los exchanges que realizan el comercio de criptoactivos, estarían dejando a un lado los principios que originaron el mercado y que actualmente han revolucionado el sector económico y financiero. Sin embargo, estos tampoco pueden ser permisivos con la comisión de delitos y estar exentos del cumplimiento de las leyes.

Al día de hoy, la aplicación de estos mecanismos y políticas como KYC dependen mayormente del tipo de legislación bajo la cual se encuentren y el interés que manifiesten los gobiernos por las operaciones en el ecosistema de criptomonedas.

Si bien por una parte algunos países están dispuestos a convivir con la industria, creando las condiciones idóneas para su desarrollo sin perder obviamente el control y la vigilancia de su dinámica, como lo ha hecho Japón, Corea del Sur, Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea, otros de plano optan por la prohibición absoluta de estos nuevos activos dejando la imposibilidad de efectuar inversiones o de realizar su comercio.

Conclusiones

La comunidad que participa activamente en el mercado de criptomonedas, se manifiesta con frecuencia en oposición a este tipo de políticas precisamente por ir en contraposición a lo que representa la filosofía que dio pie a su creación. A pesas de esta situación, también están conscientes de los riesgos presentes en el ecosistema y que a la final no son más que los mismos problemas que aquejan a las instituciones financieras tradicionales.

Para encontrar un término medio en la aplicación de KYC y otros tipos de políticas relativas a la privacidad de los usuarios, muchas plataformas de exchanges han creado categorías para hacerlas opcionales e incluso han ingeniado programas que incentiven a los usuarios para someterse a ellas de manera voluntaria y así no ser consideradas como una intrusión a sus propias actividades.

El mundo de las criptomonedas y la tecnología blockchain aún mantiene un desarrollo constante. Su evolución marcha en conjunto con las demás instituciones y organismos tanto públicos como privados, que igualmente buscan sacar provecho de todas sus ventajas. En este transcurso, posiblemente se sigan dando propuestas regulatorias e intervenciones de la comunidad que permitan mantener la filosofía de los criptoactivos, y que a su vez, ayuden a la prevención de delitos en el mismo mercado.

Te puede interesar

cargando...

Más en CoinCrispy