A través de un video conferencia, los desarrolladores de Ethereum anunciaron este viernes que la Hard Fork Constantinopla será lanzada en la plataforma de prueba Testnet a finales del més próximo.

Constantinopla está diseñada para aumentar la eficiencia y reducir las tarifas de transacción. Lo cual significa una buena noticia para los usuarios. Además, Es una adición al sistema con el que se espera que facilite el cambio de plataformas de Proof of Work a Proof of Stake.

Los desarrolladores presentes en la videoconferencia han declarado que están tratando de evitar una controversia como la que llevó al hard fork Ethereum Classic en 2016. El último hard fork se debió en parte al hackeo de la red Ethereum que costó unos 50 millones de dólares, y que mostró las fallas en las medidas de seguridad de la red.

El lanzamiento de la “Difficulty bomb”, la cual es un incremento en la dificultad de los rompecabezas inherentes al minado de Ether -por lo que se minarían 2 ETH en el mismo tiempo que actualmente se necesita para minar 3 ETH-, se retrasó en espera de este nuevo Hard fork.

Por su parte, Vitalik Buterin, creador de la criptomoneda, comentó que el lanzamiento de Constantinopla “no es totalmente urgente”

Actualmente, hay cuatro Propuestas de Mejora de Ethereum diferentes (EIP, por sus siglas en inglés) que están siendo implementadas por diferentes desarrolladores.

Aunque los EIP que componen la modernización de Constantinopla han causado cierto debate, especialmente de los mineros que ven disminuir sus ingresos, en general la actualización presenta pequeños cambios técnicos.

Los desarrolladores también discutieron los EIP que pueden incluirse en un Hard Fork posterior llamado Estambul, el cual tienen planes de lanzar ocho meses después de la ejecución de Constantinopla.

Si bien los Hard Forks traen ventajas a los usuarios, un nuevo estudio sugiere que la estabilidad de las criptomonedas está amenazada por estás actualizaciones.

Te puede interesar

cargando...

Más en CoinCrispy