En cuanto a un punto de vista estándar, Francia se ha parado en un terreno no tan claro en su posición sobre las criptomonedas, mostrando ambas caras de la moneda por igual, tanto los opositores extremos, como los fieles partidarios. No obstante, un reporte reciente puede esclarecer un poco el panorama.

Este jueves 5 de julio, el conocido ‘Monsieur Bitcoin’ Jean-Pierre Landau, en colaboración con el ministerio de economía y finanzas, publicó un reporte en el que se señalan las razones por las cuales no es recomendable, ni necesario regular la tecnología descentralizada.

Recordemos que en pasadas ocasiones, Landau no ha mostrado una actitud precisamente a favor de las monedas digitales, con opiniones como que “son inadecuadas como medio de intercambio”, hasta que “sólo son atractivas por motivos de anonimidad y para los criminales que quieren hacer lavado de capitales y evadir impuestos”.

Ahora sus comentarios parecen ir más allá del apoyo, tanto así como para colaborar con la publicación de dicho reporte gubernamental, que no es poca cosa, pues posee unas 100 páginas de cuestionamientos sobre la tecnología, las finanzas y el por qué las sobrerregulaciones son perjudícales, en vez de beneficiosas.

Uno de sus comentarios refiere a lo siguiente:

El peligro tiene tres vertientes: el de congelar la rápida evolución de la tecnología en la legislación, la de no captar la naturaleza real del objeto que pretendemos regular y el de impulsar la innovación hacia la evasión regulatoria. Por el contrario, la regulación debe ser tecnológicamente neutral y para llegar a serlo, debe dirigirse a los actores y no a los productos mismos.

Asimismo, aboga por los “principios mínimos de transparencia, integridad y solidez para los exchanges, que deberían ser considerados por los legisladores como parte de los futuros planes de la Unión Europea en la emisión de un Euro-Bitlincense”, afirmó el economista.

El documento también establece diferencias entre innovación tecnológica y las finanzas. En este sentido, las autoridades argumentan que:

Debemos disociar la innovación tecnológica, que debemos alentar y estimular, de la innovación monetaria y financiera, que debe considerarse con cuidado. En la fase actual, el enfoque correcto sería permitir que las criptomonedas (y las innovaciones que impulsan) se desarrollen en el ámbito virtual que ocupan, pero paralelamente debemos evitar y limitar cualquier tipo de contagio o error en otras áreas que podrían quedar desprovistas.

Desde los recientes ataques por parte de hackers, estafadores y grupos criminales a nivel internacional, muchos entes gubernamentales han estado endureciendo sus marcos legales para acabar con estos riesgos, mayormente, asociados a ICOS fraudulentas o comercios con criptomonedas.

Aunque la movida represiva puede conllevar a una reducción del índice criminalístico, también produce un efecto adverso respecto a las innovaciones y nuevas compañías nuevas del sector, cuyos desarrollos se pueden ver truncados con el acercamiento de figuras reguladoras estatales, provocando un efecto de injerencia que puede alterar el curso de desarrollo y esto es precisamente lo que discute Landau y el gobierno francés.

Te puede interesar

cargando...

Más en CoinCrispy