Nuevamente los bears salen triunfantes en el mercado del Bitcoin, tras una caída de alrededor del 10% del valor del rey de las criptomonedas a lo largo de las últimas 36 horas, amenazando con tocar fondos inferiores a los US$ 6000 por unidad.

El precio del Bitcoin se depreció cerca de 10% el domingo, llegando a su punto más bajo de los últimos dos meses en US$ 6619 por token en Bitfinex tras un par de semanas tradeándose en el rango de los US$ 7000 y US$ 7800.

Aparentemente, este estrepitoso descenso en su precio se debería al ataque que recibió el importante exchange surcoreano Coinrail, volviendo a despertar serias preocupaciones sobre la vulnerabilidad y falta de regulaciones de los mercados de criptodivisas.

No obstante, este movimiento agresivo del mercado era de esperarse, pues es lo que generalmente sucede tras un período extendido de consolidación o baja volatilidad, a pesar de que es imposible predecir en qué dirección se dará dicho movimiento.

Asimismo, esta fuerte caída representaría un grave problema para el Bitcoin de acuerdo a los análisis técnicos, siendo un quiebre importante de la baja volatilidad de precios de los últimos 4 meses que incluso podría significar una caída por debajo de los US$ 6000 por unidad.

Como podemos apreciar en la gráfica, los precios cerraron muy por debajo del banderín previo, lo que implicaría un quiebre bajista del patrón de banderines que se venía presentando, además de mostrar un patrón bajista en las medias móviles de 5 y 10 semanas, y un RSI por debajo del 50%; todas señales de un movimiento hacia la baja en el futuro próximo.

En este sentido, Bitcoin aparentemente continuará su declive en las próximas semanas, con soportes críticos en los niveles de los US$ 6000, US$ 4496 y US$ 3300, a pesar de que rallies menores hacia la alta son de esperarse en el futuro próximo.

Te puede interesar

cargando...

Más en CoinCrispy