Con el avance de la tecnología, lo métodos empleados por cibercriminales también han ido evolucionando. Hoy en día, con el auge de las criptomonedas y con cada día más empresas uniéndose al mercado financiero digital, los ataques con malware se han volcado a una tendencia para efectuar cryptojacking, que básicamente consiste en el uso ilegal del poder de cómputo de un dispositivo de otros usuarios para minar monedas digitales.

Esto nos lleva al nuevo estudio de la firma de ciberseguridad ‘Fortinet’, el cual revela que el índice de ataques de cryptojacking ha ido en aumento a partir del primer trimestre de este 2018.

De acuerdo con el jefe de seguridad de Fortinet, Phil Quade:

Nos enfrentamos a una preocupante convergencia de tendencias en el panorama de la ciberseguridad. Los actores cibernéticos malintencionados están demostrando su eficiencia y agilidad explotando la superficie de ataque digital en expansión, aprovechando las amenazas “Zero-day” y maximizando el acceso al malware para fines delictivos.

Además, el estudio señala que los ataques con malware y ransomware se han vuelto más sofisticados, tanto en agilidad, como en velocidad y escala.

Adicionalmente, los hackers han estado mejorando su propia protección, a fin de lograr que sus ataques sean aún más difíciles de detectar y prevenir. De hecho, los índices de cryptojacking subieron de un 13% a un alarmante 28%, en lo que va de año; así como ha logrado escalar a regiones dentro de África, América Latina y el Medio Oriente.

Estudio revela que el factor humano es la mayor amenaza en el comercio con criptomonedas

Por su parte, otra investigación de ‘Malwarebytes’ demuestra que el cryptojacking ha superado las amenazas de otros malware antes preferidos por los hackers.

En este sentido, el reporte indicó lo siguiente:

Un gran aumento en septiembre y octubre del 2017 dio como resultado más de 25 millones de detecciones de malware de cifrado en equipos de otros usuarios. Para marzo, el número de detecciones cayó a unos 16 millones […]

Las investigaciones resaltan que el reciente interés en el comercio con criptomonedas ha dado como resultado que los cibercriminales busquen alternativas de ciberataques cada vez más sigilosas y eficaces.

Ciertamente, hoy más que nunca, con la comunidad de las criptomonedas abarcando tanto a miles de empresas, como consumidores independientes, las amenazas se volverán el principal problema por atender en el marco de legislaciones internacionales y, en efecto, este escenario está siendo ya planteado por gobernaciones de diversas partes del mundo.

Te puede interesar