El día de ayer se dio a conocer lo que vino a ser catalogado como el robo más grande de la historia de las criptomonedas, cuando la empresa ‘Modern Tech’, responsables de la Oferta Inicial de Criptomonedas (ICO) de origen vietnamita, recaudó 600 millones de dólares mediante un supuesto ‘exit scam’ o fraude de salida.

La compañía, cuya sede quedaba en la ciudad Ho Chi Mihn, logró recaudar hasta 15 mil millones de dong vietnamitas o 600 millones de dólares de sus inversionistas, quienes en acciones de protesta se dirigieron a la supuesta sede, dándose cuenta de que la empresa no se encontraba allí.

De acuerdo con el Banco Estatal de Vietnam, se están llevando a cabo investigaciones sobre este acto que dejó más de 32.000 personas afectadas.

Cabe destacar que tras la recaudación, la compañía cesó su ICO, dejando a los inversionistas sin la posibilidad de retirar sus ganancias.

Por otra parte, se reveló que la compañía había iniciado su oferta en etapa de recaudación con sus tokens Ifan y Pincoin. Los tokens Ifan servirían para recaudar fondos para crear una red social para artistas que brindaría la oportunidad de comprar álbumes desde la misma plataforma; en cuanto al segundo token Pincoin, se había ofertado detrás de la promesa de inversión y recapitalización de hasta un 40 por ciento, siempre y cuando se cumpliese con la condición de pago inicial mínimo de 1.000 dólares.

Prohibición de las ICOs en China podría finalizar en 2018, según experto

En enero la empre eliminó sus cuentas en redes sociales y ya desde hacía cuatro meses habían dejado de pagar en moneda fíat y habían incurrido en pagos con su propio token Ifan. Todo esto generó una ola de sospechas por parte de los contribuyentes.

Estos acontecimientos indujeron al primer ministro Nguyen Xuan Phuc a instar a instituciones bancarias, como el Banco Estatal de Vietnam, a reforzar sus sistemas de seguridad y poner en orden judicial nuevas normativas de regulación contra las criptomonedas.

Con el surgimiento de nuevas tecnologías abogadas al campo financiero, se incrementan los posibles actos delictivos de blanqueo de capitales, hackeos o cryptojacking. El pasado mes de enero se dio a conocer el robo de hasta 530 millones de dólares por parte de la compañía japonesa CoinCheck, lo cual para aquel entonces se había convertido en el robo más grande de criptomonedas en la historia.

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard, o por Email.

Te puede interesar