Union Bank India Sistema Swift

Los bancos tradicionales se han opuesto constantemente al desarrollo de las criptomonedas. Desde luego, con una tecnología disruptiva como Blockchain haciendo posible la creación de cientos de monedas digitales que han llegado para cambiar el paradigma financiero a escala global, es coherente que el temor de los bancos se haga evidente.

Fraude, burbuja, esquema Ponzi, etc., son algunas de las denominaciones que los principales banqueros del mundo han otorgado a las criptomonedas, y gran parte de sus argumentos se basan en que estos activos poco protegen a los usuarios de los riesgos de inversión debido a su volatilidad.

Además, también han afirmado que la seguridad de estos sistemas ha posibilitado la expansión de los ataques informáticos que generan pérdidas considerables, como si los hackeos solo ocurrieran dentro del sector de las criptomonedas.

Un golpe a esta afirmación la ha dado el más reciente hackeo al City Union Bank de La India, donde los hackers intervinieron sus sistemas y lograron sustraer cerca de US$ 2 millones mediante remesas no autorizadas a prestamistas en el extranjero, todo esto a través de la plataforma internacional de pagos SWIFT.

Según un reporte de Reuters, las remesas fraudulentas fueron descubiertas el día de ayer, y City Union Bank reveló que habían sido enviadas a Turquía, Dubai y China. El director ejecutivo del prestamista privado, N. Kamakodi, afirmó que este incidente se trataba de una conspiración que involucraba a varios países, y aseguró que el personal interno del banco no tuvo participación en el hecho.

A esta noticia, se une el anuncio el Punjab National Bank de la India, cuando reveló a principios de esta semana que fue víctima de un fraude por US$ 1.700 millones, el cual involucraba la transferencia de préstamos no autorizados por el personal del banco.

Además, hace un par de días se pudo conocer que un grupo de hackers rusos robaron al menos US$ 6 millones con motivo de un ataque al sistema SWIFT en Rusia. La empresa detrás de esta solución de pagos internacionales ha reconocido en varias oportunidades que la situación de los robos digitales es grave, debido a las herramientas cada vez más sofisticadas utilizadas por los hackers.

Estos casos son apenas una ínfima parte de lo que han podido robar los hackers a partir del sistema bancario tradicional, y que podría servir para desmontar el argumento de los bancos que intentan atribuir a las criptomonedas la culpa por los hackeos.

Un robo informático es igual en el sector de las criptomonedas o en el de la banca tradicional. En definitiva, los usuarios son los que más sufren por estos ataques. Sin embargo, es curioso ver como los bancos y reguladores solo se preocupan por los robos del mercado Blockchain al momento de emitir sus opiniones hostiles.

Más en CoinCrispy